27 de enero

CARTEL PAUL JACOBS_02Volvemos a escribir aquí. Siempre hay que volver a hacer las cosas que queremos hacer. Esas a las que hemos de agarrarnos siempre, por más que se repitan. Por eso también volvéis vosotros a HiJauh y vuelven los grupos (los que vuelven, claro). No es para volver a vivir lo mismo que ya se vivió, pero tampoco se espera algo completamente diferente. Simplemente es para decir bien alto y bien claro: ésto quiero que forme parte de mi rutina, quiero repetirlo muchas veces, mientras aguante.

Y por eso volvemos todos a HiJauh este 2018 (sí, un poco tarde para venir con rollos de principio de año): para saludarnos, abrazarnos, darnos codazos en los conciertos, desearnos que este sí sea el año definitivo de la abolición del trabajo y, si no es así, para refugiarnos juntos en la cueva/bunker: aquí no nos van a encontrar, aquí estamos a salvo.

Y mientras caen las bombas fuera, tenemos pensado tapar el estruendo de las explosiones de fuera con unas cuantas dentro de HiJauh. Explosiones de nuevo cuño, como Canino, otras conocidas y queridas, como las del Pèsol Feréstec, y otras remotas, como las que Paul Jacobs.

Canino

Caninoninona

Caninoninona

La saga continúa: grupos que se han forjado en casa, debutan en casa. La mayoría de vosotros solo habéis visto HiJauh en los conciertos, pero tiene otra vida. Entre semana es una especie de loquero donde no se sabe bien ni cuándo ni dónde, pero varios grupos van ensayado y/o grabando. Algunos de estos, como Canino, Señalada, Neleonard, Die Katapulpt o Tirana, han nacido ya en HiJauh. Y cuando decimos eso no nos referimos a HiJauh como asociación, sino como edificio (ya sabéis lo que nos gusta hablar de la cueva). Son grupos todos ellos que han tenido sus primeros ensayos en este local.

Si habéis estado en alguno de sus conciertos en HiJauh ya sabéis cual es el trato: ya os podéis dejar las palmas aplaudiendo y vuestras cervezas se mantendrán frías. Por algún extraño motivo, cuanto más gritéis, aplaudáis y bailéis durante estos conciertos, menos se calientan las cervezas. En unos años se hablará de ese fenómeno como el milagro del enfriamiento de san HiJauh e imaginamos que querréis salir en las crónicas de ese suceso, así que ya sabéis lo que tenéis que hacer.

El Pèsol Feréstec

Sobre el escenario lesionado: my kind of soldier

Sobre el escenario lesionado: my kind of soldier

Siempre que un grupo repite en HiJauh se nos mete una idea en la cabeza: nos estamos repitiendo demasiado? Evidentemente, la respuesta es no. O a ver si al final va a resultar que es necesario que todos los grupos sean nuevos. Ese ansia de novedad constante no lo acabamos de entender. Que se repitan las cosas nuevas, que vuelvan a pasar, de otra forma. Y que vuelvan a tocar en HiJauh los grupos que nos gustan, que nos toquen canciones nuevas y canciones viejas, que venga con otra formación, o con la misma, pero que vuelvan siempre.

Además, desde la última vez que tocaron en HiJauh, el Pèsol Feréstec ha parido otro disco. Y, como el anterior, es un disco precioso en el que cada detalle está cuidado. Y, especialmente, cada palabra, cada idea, está mimada. Si hasta la explicación de cómo surgió el disco que tienen colgada en Bandcamp es preciosa. Y, además, casa perfectamente con la idea esta de que se repitan las cosas buenas con la que tan obsesionados nos hemos levantado hoy. Viva!

Paul Jacobs

Ruido hasta verlo todo borroso

Ruido hasta verlo todo borroso

Siempre que viene alguien de fuera a tocar a HiJauh (y este hombre lo es, y mucho) me pregunto cómo tiene que ser esto visto desde fuera. Igual se piensan que van a una sala de conciertos profesional aunque pequeña. Igual no, y es gente que va girando yendo de HiJuah en Hijauh por el mundo. Eso sí, siempre pienso para mis adentros “ya verás cuando vean que esto siempre se llena, que la gente viene a ver los conciertos hasta que no cabe un alfiler”. Así que no nos dejéis mal, eh? Venid!

Además, resulta que, si no me falla la memoria, es el primer canadiense que va a tocar en HiJauh. Y, por si fuera poco motivo el fetichismo geográfico, resulta que además este concierto apunta a conciertazo que cumpla con la checklist que tenemos nosotros para estos casos: pitido en los oídos, sudor y gritos.

Esta entrada fue publicada en Asociación, Conciertos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.